viernes, 28 de septiembre de 2012

El rover Curiosity en un posible lecho de un río marciano

El rover Curiosity aterrizó en Marte el pasado agosto después de una espectacular maniobra que fue retransmitida con un despliegue mediático que, me atrevería a decir, no tuvo igual desde la llegada del Apolo 11 a la Luna. Estar junto a los ingenieros del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA mediante streaming fue emocionante para muchos de nosotros.

El siguiente video montado con las fotografías que obtuvo la cámara MARDI del rover durante el descenso y el audio del JPL aún es impactante:

 

Ayer, la NASA liberó nuevos datos recibidos de Curiosity. En su camino hacia el principal primer objetivo de estudio, la zona llamada Glenelg, el rover obtuvo unas fotografías con la cámara MastCam que ofrecen indicios de lo que pudo ser el lecho de un río:

Image credit: NASA/JPL-Caltech/MSSS

La grava que aparece hacia la izquierda de la fotografía, por su tamaño y forma, es muy parecida a la que es transportada por los rios en la Tierra, como se puede ver en esta otra fotografía comparativa:

Image credit: NASA/JPL-Caltech/MSSS and PSI

Los indicios de la existencia de agua líquida en Marte en un pasado remoto ya existían y, en la actualidad, aún hay trazas de vapor de agua en su tenue atmósfera. Sin embargo, esta es la primera evidencia de estas características, es decir, de la existencia de este tipo de grava en la superficie marciana.

Durante el resto de la misión se constatará si estos sedimentos son en realidad los restos de un antiguo rio mediante análisis de la composición mineral del cráter Gale y lo que es el mayor desafío científico: comprobar si en Marte se dieron en algún momento las condiciones necesarias para albergar vida basada en la química del carbono.